Así serán los coches del futuro

Así serán los coches del futuro

Conducción autónoma, conectividad, electricidad y diseño inteligente, estos serán los elementos que definirán los coches del futuro. Y es que estas innovaciones irán apareciendo con mayor fuerza en el mercado a medida que fabricantes sigan compitiendo para captar mayor número de clientes en base a productos que presenten mejor rendimiento, seguridad y comodidad.

Sin errores ni accidentes

El año 2019 es la fecha clave para el lanzamiento de vehículos autónomos. En el 2020 se estima que se habrán vendido unos 10 millones de coches y 10 años después, más del 15% de los vehículos podrían ser autónomos.

El objetivo es una conducción más segura y más eficiente, lo que se traducirá en la disminución de accidentes en las vías, así como un tráfico más fluido.

Interactividad y seguridad

Conectividad, interacción con tus marcas favoritas, contenidos personalizados, viajar mientras estás online… Así es la propuesta de OnStar Go, la primera plataforma de movilidad cognitiva en la industria automovilística, fruto de la unión de OnStar e IBM Watson.

Este proyecto planea convertir el coche en una sala de entretenimiento online: noticias, música, películas, vídeo juegos, televisión, aplicaciones… Será un estándar en todos los modelos, que dispondrán de conexión 5G. Incluso tendrán contenidos propios de cada marcas. Y el mercado es prometedor, ya que para el año 2022 unos 700 millones de coches estarán conectados en el mundo.

No obstante esta conectividad estará de la mano con la ciberseguridad. Es esencial que los nuevos coches tengan sistemas multimedia seguros de manera que puedan ser actualizados según evolucionen los potenciales riesgos o amenazas. De esta forma se garantizará información de los clientes y la protección del vehículo.

El gin de la gasolina

En el año 2030 se estima que la mitad de los vehículos funcionará con electricidad u otra forma de energía no contaminante, frente al 10 % actual. El banderazo de salida para lograr esa meta se dará este año con el lanzamiento del Opel Ampera-e, un coche que promete revolucionar el mercado.

La compañía alemana asegura que este vehículo desarrolla 500 kilómetros de autonomía (según ciclo NDEC), superando los 300 kilómetros en condiciones cotidianas de circulación.

Otra alternativa son los vehículos impulsados por hidrógeno, transformado en electricidad a través de una pila de combustible de hidrógeno. Un motor que solo expulsará vapor de agua a la atmósfera contribuyendo a un medio ambiente sano.

Diseños y colores: no hay límites

Los vehículos del futuro probablemente sigan teniendo asientos y ruedas, pero tal vez un joystick sustituya al volante. Pero lo más sorprendente es que una pantalla interactiva reemplazará al parabrisas.

En cuanto a materiales, la fibra de carbono, el aluminio y otros nuevos -que seguro surgirán con los avances en el área- sacarán del juego al acero. La aerodinámica prevalecerá en donde las formas, colores y propuestas estéticas serán casi tan infinitas que será una ardua tarea decidirse por uno.

Deja un comentario