¿Aún no tienes tu spinner? Te contamos todo sobre el producto del año

Aún no tienes tu spinner

Un buen producto es capaz de traspasar fronteras. En todas las plazas de España cada vez se suman más niños a la fiebre de un juguete que nació en Estados Unidos y que se ha expandido hacia el continente europeo. Su nombre es Fidget Spinner y no es más que un dispositivo de plástico redondo que gira gracias a dos o tres rotores que lo rodean.

El spinner es el juguete del año

La gracia del juguete es sencilla. Solo hay que hacerlo girar, girar y continuar girándolo durante horas. Es muy accesible porque se pueden conseguir versiones incluso por menos de 5 euros. Cabe en la palma de la mano y la diversión es ilimitada.

Algunas marcas han comercializado el producto con nombres ligeramente distintos. Nació a comienzos de los 90, creado por una madre que tenía como único objetivo poder jugar con su hija. Luego vio el potencial y decidió comercializarlo.

Lamentablemente para ella, el juguete fracasó y fue casi 20 años después cuando ganó fama hasta convertirse en un fenómeno mundial, justo después de que ella perdiera la patente por problemas económicos.

Unirse a la spinnermanía

Es un juguete para niños, pero también un artilugio para combatir el estrés en adultos. Cada vez son más los adolescentes, universitarios y trabajadores que tienen un spinner entre las manos para relajarse en medio de un día complicado.

En Spinnerlandia.com están todas las opciones disponibles para comprar un spinner en tiendas autorizadas tanto físicas como online.

La pasión por estos aros giratorios aumenta cada vez más y se extiende gracias al boca a boca, tal como ya ocurrió con fenómenos similares como los tamagotchis o el reciente Pokemon Go.

Es posible encontrar versiones de estos juguetes que cuestan hasta 700 euros, y las redes sociales y Youtube están plagadas de tutoriales para aprender nuevos trucos.

Las empresas estadounidenses han descubierto un gran negocio en estos artilugios. Solo una ha vendido más de 20 millones de unidades este año. Explican que las personas los buscan en diferentes colores, formas y materiales, llegando incluso a pedirlos con nombres grabados y diseños personalizados.

La diferencia de precios se explica gracias a la variedad de modelos. De hecho, muchas personas empiezan con spinners en una versión de plástico que no tiene un tiempo de giro muy largo, para luego adquirir uno de metal. El material ayuda a variar la velocidad y la durabilidad de cada uno.

Los adultos que los han probado aseguran que los ayuda con la ansiedad, y muchos terapeutas y orientadores los recetan a pacientes con déficit de atención o con problemas de autismo. Afirman que tiene un gran efecto relajante y que los ayuda a liberar energía acumulada.

Sin embargo, en algunos colegios comienzan a prohibirlos ya que prácticamente cada estudiante posee uno y pasa de un elemento relajante a una distracción. Los padres, en cambio, lo califican como una forma sana y segura de divertirse, así que, en vez de sumarse a la prohibición, también adquieren uno y lo utilizan para relajarse e integrarse en la actividad con sus hijos.

Deja un comentario