Cómo conseguir el mayor placer sexual

Cómo conseguir el mayor placer sexual

El sexo es una parte esencial de la vida en pareja. Es una excelente manera de divertirse, conocerse mejor y sentir al otro. Para conseguir el mayor placer sexual hay que saber combinar la diversión, el placer y el erotismo.

La mayoría tiende a hacer siempre lo mismo y se deja atrapar por la rutina, es por eso que se debe evitar caer en la monotonía a la hora de buscar un máximo placer sexual. Para ello, muchas parejas se reinventan día a día con los juegos previos dejando el tabú a un lado y poniéndole picante al asunto con juegos de roles, juguetes sexuales y con la masturbación.

Una conexión única

El romanticismo suele estar presente en el sexo como una “muestra de amor”, haciendo que automáticamente el protagonista sea la otra persona, dejando a un lado lo que siente o quiere sentir realmente uno mismo.

A menudo, el exceso de romanticismo crea frustración y futuras dificultades sexuales, porque se está obviando el cuerpo y la mente propios por estar enfocado únicamente en cumplir los deseos del otro.

Ambas personas deben conseguir satisfacerse, y no todo se centra en estimular el pene o la vagina. Para conseguir el verdadero placer sexual se deben explorar todos los rincones, propios y de la pareja, en búsqueda de las zonas más erógenas del cuerpo y estimularlas al máximo para lograr el éxtasis total.

En resumen, hace falta de mucho auto-conocimiento, confianza, conocimiento de los gustos de la pareja y sintonía en la conexión para lograr el tan anhelado placer máximo.

Ambos deben dejarse llevar por las emociones y seguir sus instintos, no solamente pensar que el sexo es tener penetración y orgasmos rápidos. Solo deben decidir si desean vivir la sexualidad como una descarga física, como una muestra de amor o como un juego picante.

Lo último en relaciones en pareja

Día a día se vuelve más común el uso de juguetes sexuales durante la intimidad en pareja. Estas “pequeñas” herramientas, que antes se utilizaban en solitario, han revolucionado y se han adaptado al “juego de dos”, con el objetivo de lograr el orgasmo más placentero de la vida.

Normalmente, el sexo tradicional puede llegar a convertirse en un tema monótono dentro de una relación estable. Es por ello, que muchas parejas están abriéndole las puertas a complementar su sexualidad con consoladores, como por ejemplo el conocido (y cada vez más famoso) huevo vibrador, para hacer de ese momento algo único y atrevido.

Este aparato es uno de los más utilizados en pareja, ya que cuenta con un control remoto que le permite al otro tener el control.

Uno se introduce el huevo vibrador y el otro puede ir aumentando las velocidades de la vibración cuando mejor le parezca, lo que no solo ayudará a su pareja a llegar al orgasmo más rápidamente, sino que creará un ambiente de complicidad total que aumentará el morbo al máximo.

Puede combinarse con juegos eróticos para romper con el aburrimiento de lo cotidiano e incluso, los más atrevidos, lo usan para explorar otras opciones como la doble penetración.

Además, los consoladores más pequeños, como el huevo vibrador, permiten sacar los juegos y la complicidad fuera de casa. ¿Cómo cambiaría un almuerzo con los suegros teniendo uno de estos entre las piernas?

Los consoladores han abierto un nuevo mundo en las relaciones de pareja que todos deberían probar. Una vez se descubre…, no hay vuelta atrás.

Deja un comentario