Guía para darle un inolvidable masaje erótico a tu pareja

Guía para darle un inolvidable masaje erótico a tu pareja

Después de días y días ajetreados y estresantes, un momento de relajación con tu pareja siempre viene bien, ¿verdad? Para eso, nada mejor que un inolvidable masaje erótico.

Has llegado al lugar ideal: hoy te enseñaremos cómo hacer uso de las velas para que tu chico o chica no te quiera dejar nunca.

Antes de nada, debes saber que las velas en los masajes eróticos poseen dos funciones: preparan el encuentro para crear una noche romántica y sirven como aceite para masajear el cuerpo de tu pareja. ¿No te parecen muy útiles?

Cómo dar un masaje erótico con velas aromáticas

Una vez que enciendas tus velas debes calcular un tiempo previo antes de usarlas como aceite.

Enciéndelas entre 15 minutos y media hora antes del encuentro sexual para que se derrita la cera. El momento de la espera es perfecto para los juegos previos.

Cuando creas que tiene suficiente cantidad de cera y el ambiente esté encendido, prueba la temperatura del aceite para asegurarte de que no vayas a quemar a tu pareja. Si la cera derretida no está demasiado caliente, entonces es momento de esparcirla encima de la piel de tu compañero o compañera.

Ten en cuenta que este aceite suaviza la piel y es un excelente aliado para ese momento especial que buscas ¡Usa tu imaginación y no reserves las caricias!

Además, existen velas eróticas con una gran variedad de aromas. Si elegís la que más os guste, tendréis una experiencia intima que no olvidaréis.

Ten en cuenta el tiempo

Eso sí, es importante que tengas en cuenta que una vez que la cera se enfríe, se solidificará, por lo que no podrás usarla más como bálsamo para tu masaje erótico.

En ese sentido, el secreto es calcular bien el tiempo si quieres aplicar el aceite en varias zonas del cuerpo de tu pareja.

En conclusión, las velas son un compañero perfecto para salir de la rutina y desarrollar mayor intimidad con tu pareja.

Son ideales para aliviar el estrés e incluso un buen previo para un final muy, pero que muy feliz.

Deja un comentario