Te desvelamos las claves para tener la mejor piel

Te desvelamos la clave para tener la mejor piel

Todos los seres humanos están expuestos a la deshidratación de la piel, sin importar el sexo o la edad.

Las mujeres son las más afectadas ya que, genéticamente, el cutis femenino presenta los signos de envejecimiento mucho antes que el de los hombres.

Para prevenir y retrasar lo máximo posible este proceso de envejecimiento, se debe hacer uso de cosméticos y tratamientos que restituyan el agua que pierde la piel como consecuencia de la transpiración o de agentes del ambiente como el viento, el sol o el frío.

Tipos de piel y su cuidado

Hay diferentes tipos de piel, por eso no deben ser hidratarlas de la misma manera.

Es importante conocer qué tipo de cutis se tiene para aplicar el tratamiento de hidratación adecuado.

Piel normal

Quienes tienen una piel normal, pueden considerarse afortunadas, ya que es firme, flexible, suave al tacto y no presenta impurezas. Sin embargo, con el paso del tiempo, se suele transformar en seca, por lo que conviene cambiar de tratamiento a lo largo de los años.

Para cuidarla se debe limpiar 2 veces al día (mañana y noche) e hidratar con cremas que la protejan de agresiones del exterior.

Piel seca

La piel seca es fina, poco elástica y con poros muy cerrados. La ventaja es que, generalmente, no padece acné. El sol y los ambientes cerrados y secos son sus mayores enemigos.

Para cuidar este tipo de pieles es necesaria una crema hidratante para la mañana y la noche. Los tratamientos ricos y densos son ideales para invierno y, en el verano, le sientan mejor las emulsiones ligeras.

Piel grasa

La piel grasa tiene características peculiares, como granitos, poros dilatados y puntos negros. A pesar de estar limpia, puede mostrarse brillante y resbaladiza.

La ventaja para quienes tienen este tipo de piel es que envejece más tarde.

Dentro de los cuidados, se deben utilizar tratamientos hidratantes que controlen la secreción de sebo. También se debe evitar la manipulación de espinillas.

Piel sensible

Si tu piel se irrita con facilidad y tienes una sensación de tirantez es porque tienes una piel sensible.

Es muy delicada, se irrita con facilidad y provoca una sensación casi constante de tirantez. Para cuidarla se debe tratar con fórmulas hidratantes que incluyan componentes calmantes.

Consejos a tener en cuenta

Para mantener la piel bella e hidratada hay que evitar duchas con agua muy caliente y abandonar el tabaco y el alcohol, que resecan prematuramente la piel.

Además, es fundamental evitar exposiciones prolongadas al sol, ya que resta elasticidad a la epidermis.

Deja un comentario