La acupuntura: una terapia que va al centro del dolor

Beneficios de la acupuntura para el dolor

La acupuntura es un método terapéutico de la medicina china que se basa en la concepción de que todo lo que fluye por el cuerpo es energía. Cuando estos canales energéticos están obstruidos, o desequilibrados, se producen enfermedades, malestares o dolores.

A través de la acupuntura se estimulan, o se destapan, los canales por donde corre la energía (llamada Qi ), y gradualmente va desapareciendo el dolor o las molestias. El método curativo incluye la inserción de agujas especiales en el cuerpo del paciente, en varios de los 2.000 puntos energéticos que recorren el organismo. Cada punto está asociado a cada órgano o sistema.  

El yin y el yang

Según esta terapia, el dolor o la enfermedad se produce cuando el yin y el yang están alterados y no dejan fluir el Qi. Las agujas se introducen con una profundidad que oscila entre uno a tres centímetros y, en muchos casos, la persona no las siente, aunque eso depende de la sensibilidad del paciente.

Cuando las agujas están colocadas, el acupuntor puede aplicar impulsos eléctricos o calor para conseguir un mayor efecto terapéutico. Según varios estudios, estas agujitas ayudan a liberar neurotransmisores y endorfinas, al mismo tiempo que bajan la presión arterial y se fortalece el sistema inmunológico. La idea es que el mismo cuerpo consiga estabilizarse sin el uso de medicamentos, por lo que resulta una opción saludable y segura para muchas personas que reaccionan negativamente a ciertos fármacos.

Después de una sesión con acupuntura, seguramente te sentirás más relajado y tranquilo. Y, al seguir con tu tratamiento, los dolores o molestias que padeces irán desapareciendo.

¿Para qué sirve la acupuntura?

Hay muchos problemas, como la artrosis, asma, sinusitis, dolores de espalda, lumbago, falta de sueño, migraña y ciática, que pueden ser tratados con efectividad por la acupuntura. También es muy utilizada para perder peso.

Si el problema es el exceso de peso, el acupuntor se concentra en estimular la presencia de Qi en los sistemas digestivo, cardiovascular, endocrino y respiratorio, y en activar los controladores del hambre en las orejas, barriga, labio superior y nariz.

Deja un comentario