Las Vegas: ciudad del pecado y de grandes mitos

las vegas

Los comienzos de Las Vegas

El explorador y comerciante mexicano-español, Antonio Armijo, viajaba de Nuevo México a California cuando se encontró con un valle repleto de extensas áreas verdes y manantiales que contrastaban con el icónico desierto de Nevada.

El 10 de mayo de 1855 el territorio pasó a formar parte del mapa de los Estados Unidos, colonizando a la población de indios Paiutes que se encontraban en el lugar. En 1904 los manantiales se canalizaron hacia la ciudad, convirtiéndola en una parada importante para el paso de los ferrocarriles.

La legalización de los juegos de azar llegó en el año 1931 abriendo paso a la expansión de una de las ciudades más visitadas actualmente en todo el mundo. A partir de este histórico cambio, Las Vegas se convirtió en el objetivo de los inversores, quienes no dudaron en comenzar a construir grandes hoteles y casinos.

Uno de esos hoteles es el Hotel Riviera, conocido icono de la ciudad que ha sido escenario de grandes producciones del cine, como Oceans 11, Hangover y Diamonds are Forever, por su semejanza al el estilo y la clase que tenían los mafiosos de la época.

Hogar de los más grandes del entretenimiento

Con un recorrido de 60 años, el Hotel Riviera Vegas fue pionero en la industria del entretenimiento y distinguido como uno de los más grandes que figuraban en los suelos de Nevada.

En sus teatros actuaron las figuras más conocidas del mundo del espectáculo como Elvis Presley, Bob Hope, Barbra Streisand, Orson Welles, The Village People, Dean Martin, Harry Belafonte, Sammy Davis Jr., Marlene Dietrich, Louis Armstrong y Frank Sinatra, marcando una nueva era en la historia del Rat Pack.

El hotel también lanzó a la fama a las Crazy Girls y su reconocido show de topless, un espectáculo que, desde hace más de 25 años, ofrece una aventura para los amantes de la belleza, la música, la danza y la comedia. Hoy en día la función de las Crazy Girls continúa dando que hablar en el Planet Hollywood de Las Vegas.

De hotel de película a entrañable recuerdo

Todo lo bueno se acaba y, por circunstancias de la vida, el mítico Riviera fue demolido el año pasado bajo un espectáculo de fuegos artificiales. Una gran multitud rodeó el lugar para despedir a este icono de la ciudad del pecado, que dara paso a la expansión del Centro de Convecciones de Las Vegas.

La última torre de 24 pisos fue demolida de madrugada por medio de una implosión controlada, bajo las miradas de sus empleados y miles de los curiosos que buscaron los mejores lugares para contemplar uno de los mayores espectáculos ofrecidos por el hotel: su propia desaparición.

La implosión tuvo un coste de 42 millones de dólares que tuvo que pagar el dueño del Riviera para nivelar los más de 100.000 kilómetros del solar que ocupaba.

La propiedad fue comprada por una agencia de turismo por un valor de 182,5 millones de dólares.

El mítico casino y hotel se une al Dune, al Sands, al Sahara, al Aladdin y a otros centros turísticos caídos de una era pasada de Las Vegas Strip.

Deja un comentario