El placer neuronal: sexo, drogas y rock&roll

El placer neuronal: sexo, drogas y rock&roll

Una investigación llevada a cabo por la Universidad McGill de Montreal ha demostrado que la música desata en nuestro cerebro las mismas sensaciones de placer que generan el sexo, las drogas o la comida.

Es la primera vez que se ha logrado constatar que el sistema opioideo afecta a las zonas del cerebro humano que se activan con estímulos de placer.

Otros trabajos anteriores realizados por el mismo equipo de expertos les permitieron elaborar mapas de las áreas del cerebro que se activan al escuchar música, pero sin llegar a ninguna conclusión fiable.

El placer de la música experimental

El experimento se basó en el bloqueo selectivo y temporal del sistema opioideo de 17 participantes a través de naltrexona, un medicamento que se usa para tratar la dependencia de alcohol y opiáceos.

Después evaluaron su reacción a los estímulos musicales y confirmaron que hasta las melodías de sus temas favoritos dejaron de generar sensaciones placenteras.

“Estos nuevos descubrimientos aportan más pruebas sobre la base biológica evolutiva de la música“, opina Levitin, uno de los autores del estudio.

Los científicos creen que los avances de esta investigación sobre el origen neuroquímico del placer son aspectos de gran importancia para la neurociencia, aunque las herramientas y metodos utilizados han sido elaborados muy recientemente.

Una investigación compleja

Para Levitin la investigación ha sido “la más difícil y complicada” que su equipo ha llevado a cabo en los veinte años que llevan realizando estudios.

Una de las complicaciones con las que se encontraron fue la de controlar a los participantes del estudio para evitar que su estado empeorase con el fármaco sumistrado. Para ello requirieron que todos se realizaran un análisis de sangre el año anterior al estudio.

Como el mismo Levitin apunta, “cada vez que se da una droga recetada a un estudiante universitario que no la necesita por motivos de salud, hay que asegurarse de que no tendrá efectos secundarios nocivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *