Cómo afecta la cirugía estética a nuestra mente

Cómo afecta la cirugía estética a nuestra mente

Las cirugías plásticas pueden afectar positivamente a la psique de aquellas personas que han querido cambiar alguna parte de su físico con la que se sentían incómodas, pero a veces esconden complejos que deben ser descubiertos y tratados.

Las investigaciones afirman que las personas que han pasado por un quirófano pueden quedar satisfechas con sus resultados, logrando así aumentar su autoestima, confianza, calidad de vida y relaciones interpersonales.

Los resultados de estas operaciones son cada vez mejores, debido que en la actualidad se realizan tratamientos novedosos y mínimamente invasivos, lo que otorga a los pacientes resultados asombrosos.

Impacto psicológico

Conocer el estado psicológico de los pacientes antes de realizarse una cirugía estética es fundamental, ya que permitirá determinar si están preparados o no para este proceso. También se realizan estudios tras el procedimiento para comprobar si las expectativas fueron alcanzadas.

La población, medidas y técnicas son aspectos fundamentales que los estudios de campo requieren analizar. El grado de impacto a nivel psicológico y psicosocial es importante, porque sugiere cuáles fueron los resultados positivos que ocurrieron tras el cambio de imagen.

Si una persona tiene expectativas poco realistas con respecto a la operación, posteriormente puede tener problemas de ansiedad y depresión.

Problemas emocionales

En diversas investigaciones se ha observado que las personas que han pasado por las manos de un cirujano plástico y no quedan satisfechas se someten nuevamente a intervenciones de este tipo. Muchos de estos pacientes, al no quedar conformes con su apariencia, presentan aislamiento social, comportamientos de autodestrucción y problemas familiares entre otros.

Los estudios también demuestran que quienes quedaron conformes con sus intervenciones quirúrgicas experimentaron cambios positivos en su autoestima, ya que se sienten seguros de sí mismos con su nuevo aspecto, lo que demuestra que las operaciones estéticas pueden ser consideradas positivas.

Los psicólogos llevan años analizando los problemas que genera no estar conforme con la apariencia propia. Por ello recomiendan someterse a estas intervenciones cuando el cambio es importante y permite mejorar la calidad de vida del paciente.

La cirugía plástica tiene como objetivo hacer que una persona se sienta a gusto con su propia imagen, sin embargo, una mala experiencia durante el procedimiento puede afectar seriamente la psique del paciente, por lo que la orientación de un profesional es fundamental ante este tipo de operaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *