Consejos para visitar la Basílica de San Pedro este verano

Consejos para visitar la Basílica de San Pedro este verano

La Basílica de San Pedro es uno de los iconos de Roma. Te damos los mejores tips para que aproveches tu visita al templo al máximo este verano.

Roma es una ciudad en la que arte, cultura y religión se dan la mano. Caminar por ella es caminar por los orígenes de una de las civilizaciones más antiguas. Sus bellas iglesias maravillan a todo aquel que las contempla, independientemente de su sentir religioso. Una de las más visitas, sobretodo en la época estival, es la Basílica de San Pedro, el templo por excelencia del catolicismo. Si el exterior sorprende con su característica cúpula, su interior hipnotiza a través de sus estatuas, mosaicos y un ambiente litúrgico envolvente. Si estás planeando visitar la basílica este verano, toma nota de estos consejos para que no te pierdas detalle.

-Los horarios de apertura son de 07:00 a 19:00 de abril a septiembre y de 7:00 a 18:00 desde octubre a marzo.

– La Basílica de San Pedro cierra en contadas ocasiones durante el año, así que lo mejor es no visitarla después de un día festivo, ya que habrá mucha más gente de lo habitual. Los fines de semana también se registran un alto número de visitas.

Roma es muy calurosa en verano, por lo que es normal que vayas ligero de ropa en esta temporada. Eso sí, recuerda que la entrada al templo no está permitida con las piernas y hombros descubiertos. Así, el código de vestimenta impone pantalones largos o bien falda larga y hombros tapados. No lo olvides, pues, de lo contrario, te denegarán el acceso.

– Todos los miércoles por la mañana hay audiencia con el Papa, por lo que la basílica permanece cerrada el tiempo que dura. Si te apetece acudir, la asistencia es gratuita, pero deberás reservar con antelación.

– Subir a la cúpula es una de las experiencias que no deberías perderte. Para llegar a la cima hay dos opciones, aunque en ninguna de ellas te libras de las escaleras. La primera es realizar todo el recorrido a pie, a través de sus empinados y estrechos escalones. La otra opción es subir en ascensor hasta más o menos la mitad del trayecto y, posteriormente, iniciar la subida.

– No te pierdas la Necrópolis Vaticana, donde se halla la tumba de San Pedro Apóstol, quien da nombre a la basílica, así como la del resto de papas anteriores, excepto la de Juan Pablo II, localizada en la capilla de San Sebastián.

–  Es una de las iglesias cristianas más grandes del mundo y en ella pueden admirarse 11 capillas, 45 altares y 10.000 metros cuadrados de mosaicos. La primera capilla que te encuentras, tras entrar a la basílica, es donde está La Piedad de Miguel Ángel, una de las obras más célebres del artista italiano.

-Los tiempos de espera pueden ser bastante largos, a veces es necesario hacer colas de hasta 2 horas, por lo que se recomienda reservar online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *