Los mercados emergentes impulsarán la economía mundial en el 2018

Los mercados emergentes impulsarán la economía mundial en el 2018.

El panorama económico internacional es alentador gracias a una perspectiva cada vez más positiva de inversión. Una mejoría generalizada en los mercados emergentes y en los países más desarrollados permitirá que la economía global crezca a un mayor ritmo a partir del 2010.

Según las estimaciones dadas a conocer por la calificadora internacional Fitch Ratings, se espera que el 2017 cierre con un impulso del 3,2%, mientras que para el 2018 la cifra será muy similar: 3,3%.

Podría llamarte la atención qué tienen que ver este tipo de cifras macroeconómicas con tu bolsillo. Pues tiene que ver, y mucho. La economía mundial se rige a través de una simple ecuación: la oferta y la demanda.

Esto significa que todos los mercados están sujetos a los costes de las materias primas, al transporte, al clima y hasta a las decisiones políticas de los gobiernos o los bancos centrales.

Aunque, en teoría, la política y la economía circulan por caminos distintos, en muchos casos van unidas a través de decisiones que pueden afectar en menor o mayor medida a los consumidores.

Los mercados emergentes aumentan de la demanda

El crecimiento universal se divisa robusto y sólido con grandes economías emergentes, como la de Rusia y Brasil, con un aumento en la demanda. Esto significa un mayor dinamismo en la fabricación de productos y en la prestación de servicios.

“Tras la caída de los precios de las materias primas en el año 2014, hoy hay espacio para que la economía se recupere”, ha comentado Brian Coulton, economista jefe de Fitch Ratings.

Las políticas macroeconómicas de los gobiernos, los mercados laborales y el uso responsable de los recursos por parte de los consumidores darán un espaldarazo a las proyecciones que vaticinan los especialistas y los organismos multilaterales.

La confianza que se generará, como producto del crecimiento, se verá reflejada en los créditos. Desde la financiación en su nivel macro con los bancos a la cabeza, hasta al nivel personal, a través de los créditos rápidos como los de Wonga, la conocida compañía financiera tecnológica con sede en Londres.

Las dos grandes economías globales, Estados Unidos y China, seguirán con números positivos. Respecto al gigante de América del Norte, su proyección de crecimiento se sitúa en un 2,2%. En cuanto al país más poderoso de Asia, las autoridades han proyectado extraoficialmente un generoso salto del 6,5%.

Estímulos monetarios

El escenario global incluye una baja inflación subyacente, por lo que el Banco Central Europeo (BCE) estará en condiciones de continuar con los estímulos monetarios, lo que no solo favorecerá el aspecto macro, sino que también tu capital se verá bien recompensado.

La carencia de inflación será uno de los elementos clave, ya que en el mercado, al tener más confianza y condiciones claras para los inversores, no existirá el temor de que se produzca una espiral que derive en una situación como la que experimenta Venezuela. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), Venezuela tendrá en el 2018 una inflación del 2,349%.

Al no existir inflación frente al crecimiento, eso permite la aplicación de políticas económicas más acomodadas; es decir, tasas de interés bajas que coexistan con repuntes. La duda está en cuánto tiempo perdurará esa combinación.

Después del 2018, el crecimiento global mostrará una tendencia más moderada, mientras se ejecuta un ajuste en las condiciones de la política monetaria, según han afirmado los especialistas, que recomiendan, como siempre, diversificar las inversiones.

Deja un comentario